fbpx --

Un domingo como cualquier otro despierto sin mucho que pensar o hacer, pensando en que al siguiente día tendré que levantarme una vez más para asistir a mi colegio, en fin, la misma historia de siempre, levantarse a las 6 am para bañarme, ponerme el uniforme que tanto detesto, desayunar, nunca variaba el desayuno así que seguro comería huevos o cereales. Un domingo como cualquier otro despierto sin mucho que pensar o hacer, pensando en que al siguiente día tendré que levantarme una vez más para asistir a mi colegio, en fin, la misma historia de siempre, levantarse a las 6 am para bañarme, ponerme el uniforme que tanto detesto, desayunar, nunca variaba el desayuno así que seguro comería huevos o cereales.

Luego a las 9 am me llega la noticia de que voy a conocer al novio de mi madre, soy único que pienso es “al menos tengo algo que hacer” así que los tres fuimos a ciclovía. Resulto ser que el novio de mi madre no es tan malo, aunque no es algo que me importe realmente, después de todo no soy nadie en esa relación. En la tarde ocurrió algo que no me esperaba resulta que conocería a la hija del novio de mi madre bueno que se puede decir recuerdo un poco de una conversación con mi madre. -Santi ¿te acuerdas de mi novio? –si madre me acuerdo ¿por qué? –bueno resulta que él tiene una hija y es muy parecida a ti ¿quieres conocerla? Incluso tienen casi la misma edad.

La verdad no esperaba nada en esos momentos, nunca me han apreciado y no es que sea precisamente guapo como para llamar la atención así que solo pensé “intentémoslo”. El día término normal resulto ser que ella era una chica más interesante de lo que me habían contado y empecé a ver que tal vez podría caerle bien a ella.Luego en la siguiente vez que salimos ella una chica tímida y yo a la hora de despedirnos sencillamente solo nos quedamos mirándonos. Solo duro unos 2 o 3 segundos, pero se sintió como 10 o 12 segundos el tiempo no corría ni quería que corriera, ella se lanzó para darme un beso en la mejilla yo solo me baje del auto y continúe sin saber que pensar.

Luego llego un martes, era una mañana fría no tenía ganas de salir de la cama aun sabiendo que la vería a ella, todo el cielo estaba gris los pájaros que siempre cantaban por las mañanas no lo hicieron, aun así, tenía que ir a verla después de todo veríamos nuestra película favorita “End Game”. Todo el día siguió bien, aunque seguía siendo un día frio y gris, era feliz de estar a su lado.
Unos días después mi madre me comenta que termino con su novio, fue entonces cuando lo entendí no volvería a verla y eso no era todo, solamente me quedé pensando en lo estúpido que fui al dejarla ir.

Autor: Santiago Eduardo Gómez Peña 

Grado 8°